Calle Cuba, 5 - B
10005 Cáceres

Martes y jueves
De 19:00 a 20:00 horas


 

Imágenes



I. Santísimo Cristo del Humilladero

Jefe de paso: D. Severiano Moreno González.

Se trata de un Crucificado de dimensiones menores que las naturales, de una belleza y calidad artística espectaculares. Es una obra de autor anónimo que fue tallada muy a finales del siglo XV o principios del XVI, pues se observan en ella algunos elementos de transición entre el gótico tardío y el arte renacentista. Si, por un lado, persisten rasgos antiguos en la anatomía de la imagen, por otro hay elementos que demuestran una renovación artística, como el perizoma y la serenidad expresiva.

Esta imagen presidía desde muy antiguo la ermita del Humilladero, derruida en 1903. Recibió una bula pontificia por la que se ganaban mil quinientos días de indulgencia por cada misa que en su altar se dijese, mandase decir o se oyese en los días de la Cruz, Resurrección, San Francisco, San Juan y Espíritu Santo.

 
   
II. Nuestra Señora de la Encarnación

Jefe de paso: D. Juan José Merchán Barriga.
Vestidor: D. Rubén Mayordomo Caballero.
Camarera: Dña. Dolores Moreno Pulido.

Dolorosa de inspiración salzillesca tallada bajo la advocación de Santísima Virgen María Corredentora en 1960 y donada a la Cofradía por Venancio Rubio Criado, escultor cacereño. La expresión de la Virgen es de imploración al cielo, suspirando con las manos abiertas. En 2018 cambió su advocación a Nuestra Señora de la Encarnación.

Tiene varios mantos. En su ajuar se custodian, bordados en hilo de oro sobre tisú, raso o de chantilly granadino, entre otros, varios vestidos, sayas, cinturillas y tocas de sobremanto. Posee piezas de orfebrería, una faja de teniente general, así como siete coronas o diademas. Le han sido donadas la Placa de la Policía Local de Cáceres y la Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

 
   
III. Señor de la Columna

Jefe de paso: D. David Martín Rodríguez.

Esta imagen es el primer Jesús atado a una columna baja barroco realizado en Sevilla. El 22 de junio de 1655 el cacereño Francisco Carrasco firmó un contrato con José de Arce por el que este se comprometía, en el plazo de tres meses, a entregar la imagen policromada y en un cajón para transportarla a Cáceres, importando 133 pesos de plata de a ocho reales cada uno. El 27 de enero de 1656 el padre del alférez Carrasco la dona, en su nombre, a la cacereña Cofradía de la Vera Cruz.

En 1913 la Cofradía de la Vera Cruz recibió el paso de la Flagelación. La imagen de Arce no fue muy bien tratada y terminó abandonada en la iglesia del Espíritu Santo. Allí permaneció en un estado de conservación lamentable y se le causaron irreparables daños.

En 1995 nuestra Cofradía la repuso al culto y a los desfiles procesionales. A partir de ese momento sufragó restauraciones, aumentó su ajuar y fomentó su devoción.

 
   
IV. Santísimo Cristo de la Preciosa Sangre

Jefe de paso: D. Juan José Merchán Barriga.

Se trata de un Crucificado de tamaño natural adquirido por la Cofradía en 1970 a la casa Imaginería Religiosa Serquella, en Olot (Gerona). Representa a un Cristo muerto, aunque puede destacarse, no obstante, la hermosura de su rostro. En un primer momento sustituyó al Titular e histórico Cristo del Humilladero con la misma advocación debido al mal estado de conservación de la talla tardogótica. En posición vertical desfiló durante veinte años, hasta 1990.

La Junta General de la Cofradía propuso en su sesión del 2 de abril de 1992 que la imagen no se abandonara y que se incluyera en el viacrucis que la Hermandad realizaba el Lunes Santo.

En 1999 la Cofradía decide organizar otro desfile procesional: un viacrucis el Miércoles Santo. En posición de Descendimiento, la imagen adquirida en Cataluña desfiló en ese día ya bajo una nueva advocación: Santísimo Cristo de la Preciosa Sangre.

 
   
V. Romano

El escultor don José Ovando Merino talló la imagen de este Romano en Cádiz en el año 1988. Trabajó con el celebérrimo y prestigioso imaginero sevillano don Antonio Castillo Lastrucci, siendo discípulo directo suyo. La Cofradía adquirió la imagen en Granada en diciembre de 2014. De unas dimensiones iguales que las naturales, la obra está realizada en madera de cedro policromada.

Tiene una pierna adelantada sobre la otra, y son magníficos algunos detalles como las venas y los pliegues de los ropajes. La talla del pelo y de la barba dan claras notas de maestría y de realismo. La cabeza está erguida y la mirada hacia arriba. La policromía ofrece unas vestiduras muy vivas, con detalles dorados; la imitación al cuero es sobresaliente. Procesiona con un casco de latón dorado con plumas blancas, un brazalete en la mano derecha, una capa de terciopelo granate y un flagrum con mango de madera y flagelos en cuero.

Esta imagen secundaria va colocada detrás del Amarrado en el paso.

 
   
VI. Virgen del Carmen

En el año 2017 la Parroquia del Espíritu Santo cede por tiempo indefinido a la Cofradía una pequeña imagen de la Virgen del Carmen.

La imagen es de mediados del siglo XX y está tallada en madera policromada en tonos claros: azules, rosas, beiges, blancos y dorados, combinados con marrones y negros. La Virgen se muestra erguida y con una corona sobre su manto. En su saya podemos apreciar el escudo de la orden carmelita. Sobre su brazo izquierdo descansa el Niño Jesús en actitud triunfante, con tres potencias metálicas.

La obra presenta un excelente acabado, con motivos estofados en pan de oro y diversos elementos en el manto de la Virgen relativos a las letanías lauretanas.